Sí, hay que ser transparente en el currículum vítae

Lo más importante en el currículum vítae es la honestiTransparencia EIGdad. Y hay ciertos detalles personales (como la fecha de nacimiento, el sexo, la raza…) que no vamos a poder cambiar. ¿Para qué ocultarlos si, en el caso de que no te ajustes al perfil requerido, la empresa te va a descartar más tarde? La foto y el contacto siguen siendo imprescindibles. Y ahora es cada vez más habitual incluir el enlace a tu página en redes sociales. Otros apartados, como el número de DNI, me parecen innecesarios.

Debemos agregar un pequeño texto de presentación en el cual cada uno explique sus motivaciones y objetivos profesionales y una definición propia. Esto deja entrever a la empresa que el candidato no sólo tiene los conocimientos técnicos, sino también gran capacidad de trabajo y empatía. Este apartado dice mucho del candidato y representa un extra respecto al impersonal modelo de currículum, que ya no funciona. Incluir un apartado con las aficiones no está de más, pero no incurras en los tópicos que suele poner todo el mundo: no hay que tener miedo a ser diferente.

Es cierto que la abundancia de datos personales es una característica muy propia de los procesos de selección en España. En general, las compañías de nuestro país quieren saber el máximo posible de la persona, no sólo del profesional, y buscan a alguien que encaje con los principios de la empresa. Todo lo contrario que en los países anglosajones, donde se centran exclusivamente en las competencias del candidato e incluso está mal visto adjuntar una foto en el currículum.

Sin comentarios.

Dejar una respuesta.