La internacionalización en tiempos de crisis

InternacionalizaciónLas exportaciones españolas, nos otorgan datos comerciales alentadores,  nada desdeñables en nuestra situación actual. No es que la salida de ésta crisis pase únicamente por la internacionalización de nuestras empresas, pues estaríamos ante una fórmula demasiado sencilla. Pero si es cierto, que el aumento de nuestras ventas internacionales, contribuye a tener un saldo comercial positivo, y éste a su vez  a la mejora de nuestra economía nacional, de hecho, las exportaciones han sido claves para la economía española en 2012, contribuyendo a amortiguar la caída de la demanda interna.

Por ello, el Comercio Internacional ha de tenerse muy en cuenta, ya que las exportaciones están aumentando notablemente y reorientando sus destinos. El primer dato relevante, es que las exportaciones alcanzaron en 2012 los 222.643,9 millones de euros, con un aumento del 3,8% respecto al año anterior, alcanzando máximos en nuestra historia reciente. Por otro lado, los destino de las mismas son cada vez más, economías dinámicas de los llamados países emergentes, aunque la Unión Europa continúe siendo el primer destino con un 62,2% de las exportaciones. El segundo dato alentador, es que actualmente tenemos un saldo comercial con un superávit de 12.571 millones con respecto a la Unión Europea, tres veces superior al año 2011, pasando de tener un excedente de 1.661 millones a 7.723 millones en sólo un año. Por otro lado, aunque en relación con el resto del mundo nuestra balanza sigue siento deficitaria, en 2012 se situó en 30.757,4 millones de euros, un 33, 6% menos que el año anterior, por lo que estamos ante un dato excepcionalmente positivo.

Todos estos datos, junto a la compleja situación de nuestro mercado interno, contribuyen a que la salida al exterior sea muy recomendable para todas las empresas que por desgracia, no encuentran en España con una cuota de mercado suficiente. Precisamente, pensando en esas oportunidades que ofrecen los mercados internacionales, constituimos la empresa de la que formo parte, 4IMEX, a fin de ofrecer un asesoramiento especializado en internacionalización de empresas y gestionar las exportaciones de aquellas que no puedan permitirse la contratación de personal o bien que prefieran externalizar éste servicio.

Como recomendaciones iniciales a tener en cuenta, es importante analizar la situación financiera de la empresa, porque sin capacidad económica no es posible emprender una internacionalización. Afortunadamente, tanto entidades privadas como públicas están otorgando ayudas, como el “Programa ICEX-NEXT de apoyo a la internacionalización de la PYME española no exportadora o exportadora ocasional”. Pudiendo financiar gastos en investigación que incluyen estudios de mercado, de implantación, viabilidad, gastos promocionales, ferias, y asesoramiento de consultoría especializado, entre otros.

Para realizar con éxito un plan exportador, es muy  aconsejable contar con el asesoramiento de expertos, ya que son muchas las exportaciones que fracasan por no haber realizado un correcto plan de negocio en el que se analice la viabilidad del mismo, en otras ocasiones por la elección poco acertada del mercado de destino, o por haber llevado a cabo una incorrecta estrategia de internacionalización. Hay ejemplos notorios de fracaso, como el de Cola Cao en China, que no analizó los hábitos de consumo en China previamente y trató de comercializar el producto sin tener en cuenta que la población china no consume leche. El caso de Mango en los países américa del sur, en los que no ha logrado implementarse entre otros motivos por no tener planteada una correcta distribución de sus prendas en le hemisferio sur. O el de Carrefour en Japón donde llegaron a invertir en ocho hipermercados, obviando el patrón de consumo de la cultura japonesa, que suele comprar a diario y pequeñas cantidades, así como en Rusia, dónde no han pasado de dos tiendas, y hasta ahora sólo han incurrido en pérdidas. En este caso el fracaso ha acaecido por no realizar un correcto Business Plan, en el que los dos puntos iniciales y esenciales son “el análisis del entorno y la investigación de mercado”. Probablemente de haberlo hecho habrían tenido en cuenta la corrupción que afecta al mercado y los costes ocultos que hay que prever en ciertos sectores como el detallista, uno de los más afectados.

Foto: @Momentcaptured1, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

Sin comentarios.

Dejar una respuesta.