José Antonio Romero, responsable de Marketing de Tillmann Container Systems

Jose Antonio RomeroJosé Antonio Romero es un ejemplo de profesional inquieto. Este joven barcelonés de nacimiento y granadino de adopción, tiene, a sus 27 años, una fecunda carrera profesional a sus espaldas, que de Granada le llevó a Nueva York pasando por el Reino Unido. Desde septiembre, será el responsable de Marketing de Tillmann Container Systems, empresa que tendrá su sede en Granada, y que ampara en su interior a Portinox, líder en fabricación de contenedores metálicos industriales para bebidas o productos químicos, entre otros campos.

¿Cómo entró usted en contacto con la Escuela Internacional de Gerencia?

Pues en aquel tiempo, estudiaba Ingeniería Informática. La tecnología siempre me había atraído mucho, pero no me veía enclaustrado, metafóricamente hablando, en un laboratorio de programación. Un día, al salir clase, me acerqué a la Escuela y me informé sobre su oferta educativa. Inmediatamente comprendí que aquí estaba mi futuro.

¿Qué ocurrió desde entonces?

Ocurrió que tras pasar el proceso de selección pasé aquí en primera instancia tres años estupendos formándome, y luego hice en la Universidad de Derby mi cuarto año. Fue allí en el Reino Unido donde comprendí que el mundo no tiene barreras hoy en día, que el inglés es clave, y que es importante ser europeo. Y me explico:_los europeos actuamos en el mercado global –y a veces, en la consideración de otros países– como una unidad. Los países que estamos dentro de la Unión Europea tenemos muchas ventajas, en este sentido.

Volvió a Granada para trabajar en su primer empleo…

Así fue. Durante la carrera y tras mi estancia en Derby estuve como trabajador en prácticas en varias empresas y aquí conseguí mi primer empleo, concretamente en Grupo Gil, empresa propietaria de concesionarios de vehículos y también vinculada al sector del seguro.

Allí estuve durante tres años, hasta que tuve la oportunidad de dar el salto internacional en mi formación y mi carrera profesional, algo que desde siempre me había atraído. A través de un programa de intercambios con alumnos de EE UU_realicé un posgrado en Nueva York, en Saint Mary’s University College. La realización de este programa me facilitó el contacto para incorporarme a JP Morgan, uno de los primeros conglomerados financieros del mundo. Allí desarrollé mi labor como analista de riesgos tecnológicos. Fue muy interesante.

Volviendo a la Escuela, ¿qué recuerda de sus años de estudios?

Recuerdo con cariño mis pruebas de entrada. Me decían que tenía vocación empresarial, pero que era un pelín desorganizado…

¿Y mejoró en eso?

Pienso que sí… La verdad es que el ambiente de trabajo la Escuela te invita a la mejora continua. Los profesores hacen las clases muy dinámicas, y los compañeros estábamos todos en la misma onda. Eso facilita mucho las cosas.

¿Qué recuerda sobre el programa educativo?

Recuerdo que había asignaturas que más que reposar sobre bases teóricas y de conocimientos, enseñaban a defenderte en la vida. Esas asignaturas quizá no eran las más rimbombantes, pero en mi caso fueron especialmente útiles.

¿Oyó muchas veces la palabra ‘empresa’ durante este tiempo?

Muchísimas. A todas horas. Quien viene a Escuela de Gerencia sabe que su destino, por lo menos su destino primigenio, es la empresa, no dedicarse a trabajar en algo abstracto, sino un trabajo que implica pisar la calle, crear riqueza. Si en algún lugar anida el espíritu emprendedor es entre estas paredes.

¿Y usted se siente como tal?

Bueno, ya he puesto en marcha algún proyecto, y no descarto en el futuro tener una empresa propia. Quizá en el sector de comercio internacional, algo creado en nuestra tierra y que pueda llegar a cualquier rincón del mundo. Sería exportar talento, porque nuestra imagen como país es muy valorada en países como EE UU.

Siempre haciendo patria, entonces…

Sí, pero en un sentido amplio, como antes he dicho. Tenemos motivos para sentirnos orgullosos del trabajo que se hace en Europa, en la formación y en la gestión empresarial.

Sin comentarios.

Dejar una respuesta.