Jorge Antelo, Director de Servicios Cliente de Ogilvy

Jorge Antelo es director de Servicios al Cliente en Ogilvy, una de las mayores agencias de publicidad a nivel internacional. Desarrolla su actividad conceptualizando y vendiendo estrategias de marketing digital. También trabaja en investigación para fomentar la innovación sobre tendencias digitales y aplicarla a los productos y servicios que ofrece su compañía.
Hasta su responsabilidad actual, ha desempeñado varios puestos en diversas multinacionales. Destacan Grupo Havas, donde fue director de Marketing y Desarrollo de Negocio para la división creativa Archibald Ingall & Stretton, o BetyByte Entertainment, en calidad de director de Proyectos Digitales.

¿Quién es Jorge Antelo?

Un granadino de 38 años, alegre, extrovertido, creativo, emprendedor y de mente inquieta. Inconformista, metódico y perfeccionista. Con carácter y también, por qué no decirlo, bastante testarudo.

¿Es esa inquietud la que le orientó hacia el trabajo en nuevas tecnologías?

Es probable. Desde muy joven me sentí atraído por ellas. Dicen que de casta le viene al galgo y creo que el hecho de haber tenido un padre que ha sido precursor y promotor en la transformación electrónica e informática de la banca en Andalucía ha tenido mucho que ver.

¿Cómo llegó a Escuela Internacional de Gerencia?

Pues fue cuando ya había iniciado otra carrera. Superé el primer curso, y a mitad del segundo, me di cuenta que los estudios elegidos no respondían a mis inquietudes personales y profesionales.

Reflexionaba sobre ello en aquel periodo de incertidumbre, cuando en una de esas cenas informales de amigos, sin más motivo que compartir mesa y mantel para ponernos al día de nuestras cosas, salió el tema de los estudios. Fue precisamente a través de uno de mis amigos como conocí la Escuela. La manera de contarme qué estaba estudiando y cuál era el método de trabajo rebosaba entusiasmo y satisfacción. Eso fue lo que me impulsó a conocerla en primera persona.Jorge Antelo, Director Ogilvy

¿Y cuál fue la primera impresión?

Recuerdo perfectamente el día que asistí a la entrevista para que me informaran con detalle. Me acompañó mi padre y salimos con buenas vibraciones tras exponernos el programa, la metodología y enseñarnos las instalaciones. Después vino lo más difícil, tomar la decisión. En aquel momento era una apuesta, ya que la Escuela llevaba pocos años de actividad.

Y si echa la vista atrás, piensa que…

Fue una excelente decisión. Con rotundidad puedo afirmar que ha habido en mi vida profesional dos decisiones clave que me han permitido llegar hasta dónde estoy. La primera, fue realizar los estudios de Dirección Internacional d Empresas en la Escuela Internacional de Gerencia. La segunda, fue marchar a Madrid para especializarme en Marketing Digital y desarrollarme profesionalmente allí.

–¿Qué aprendió durante sus años en la Escuela?

Muchos conceptos y máximas que han sido claves en mi desarrollo profesional y personal. El camino no ha sido fácil, ya que nadie te regala nada. Me considero luchador y tenaz, y esos valores se afirmaron en la Escuela. Es importantísimo confiar en uno mismo, ser abierto de miras y pensar que todo es posible. De hecho, los límites solo te los puedes poner tú. Dudar de las capacidades que uno tiene o limitarse por los demás es un gravísimo error. Con una buena formación, mucho trabajo y buen hacer, se puede llegar tan lejos como uno se proponga. La suerte viene después. La Escuela ha sido vital en mi desarrollo. De no haber adquirido esta formación tan sólida, no hubiera podido ser competitivo desde el primer día que me incorporé al mercado laboral.

¿Cuáles son, para usted, las claves del éxito de este centro?

Su metodología de trabajo y la calidad de su profesorado. El hecho de que los profesores sean profesionales en activo de las materias que imparten es clave. La diferencia de la teoría a la práctica más actualizada es radical. Vivimos en un mundo en permanente cambio y solo los profesionales inmersos en la dinámica laboral pueden ofrecerte la enseñanza más actualizada.

Aquí aprendí que la formación debe ser continua, y una prioridad para quien quiera estar al día. Esta filosofía la he aplicado con buen resultado, y pienso que el hecho de que la Escuela imparta algunos de los master con más prestigio a nivel nacional sin moverse de Granada es un auténtico lujo.

Sin comentarios.

Dejar una respuesta.