Gustavo Ródenas, Director general de FAECA Granada

En EIG encontré el lugar perfecto para ordenar mis inquietudes.Gustavo Rodenas FAECA

Gustavo Ródenas nació en Castril, ha vivido desde siempre en el medio rural, y hoy puede estar satisfecho de tener a sus espaldas una amplia trayectoria en dicho medio. La mayor parte de su vida profesional ha estado vinculada a la Federación Andaluza de Empresas Cooperativas Agrarias (FAECA), de la que hoy es gerente. Su carrera en dicha Federación solo tuvo un paréntesis de dos años, cuando aceptó el cargo de director general de Infraestructuras en la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía.

¿Cuál fue su formación antes de llegar a Escuela de Gerencia?

Estudié Informática de Gestión en la Universidad de Granada, y estando en tercero, me acerqué por primera vez a FAECA. Estuve primero encargándome de la gestión informática, instalando redes en cooperativas. Después me fueron surgiendo oportunidades, me fui ocupando de aspectos como la formación, hasta que la gerente, Clara Aguilera, llegó al Parlamento Andaluz. Me quedé entonces como subdirector, y luego, al prolongarse su servicio institucional, me convertí en gerente. Fue ella quien me reclamó años más tarde para encargarme de la Dirección General de Infraestructuras, un paréntesis tras el cual volví a mi responsabilidad en FAECA, que aún hoy tengo.

Y entre medias, en 2007, tuvo usted la inquietud de realizar el MBA Executive de Escuela de Gerencia…

Sí, siempre he dado una extraordinaria importancia a la formación.

Pienso que es una de las piedras angulares no solo del desarrollo profesional, sino del desarrollo humano, muy importante para crecer como personas. Por eso, porque conocía el prestigio de Escuela de Gerencia, me animé a venir un día a hablar con Antonio Sánchez, su presidente, y manifestarle mis necesidades. Él me aconsejó la realización del MBA Executive de EIG y ESIC, y la verdad es que pienso que fue todo un acierto.

¿Conocía, pues, las características de la Escuela?

Sí, porque constantemente realiza interesantes convocatorias de foros para directivos, y yo había asistido a alguno, así que había leído a propósito de la oferta formativa y del proyecto de enseñanza que aquí se lleva a la práctica. Es más, la Federación y la Escuela ya habían colaborado en acciones formativas para responsables de cooperativas, un aspecto muy importante en un mercado tan competitivo como el agrario, y tan necesitado de un impulso y una profesionalización en sus directivos.

¿Y qué encontró al llegar a las aulas?

El lugar perfecto para poner en orden mis inquietudes. Cuando uno está vinculado al mundo empresarial, a veces siente que determinados aspectos de la gestión pueden escaparse, o quedarse cojas. Por eso fue tan importante para mí el paso por la Escuela, porque estudiar el Master me sirvió para rellenar esas lagunas, para dar empaque a mi formación empresarial, en buena parte basada en la experiencia.

 ¿Cómo fue el intercambio de experiencias con sus compañeros?

Muy enriquecedor. Descubrí que la Escuela es un interesante foro de debate, tanto con el profesorado como con los propios compañeros, y en general, con todas las empresas vinculadas a la misma de una u otra forma. Una empresa es mucho más que una sede social y una marca, y aquí lo he podido aprender. Un aspecto clave en esta experiencia ha sido el de la gestión de equipos, algo que, para mí, es fundamental a la hora de que un proyecto empresarial tenga éxito.

¿A propósito del contenido del Máster, qué le pareció?

Muy completo, y muy exigente si se quiere aprender de verdad. Perdí muchas horas de sueño, pero mereció la pena. Las sesiones los viernes y sábados son lo de menos. El programa lleva detrás un importante trabajo en casa, de realización de casos prácticos. Para mí, es un programa de entrenamiento durante un año que requiere un importante esfuerzo. Y en cuanto a los profesores, me parecieron excelentes, y muy orientados a la realidad práctica.

¿Y cómo ha sido su aplicación en esa realidad?

Constante. Es más, después de mi experiencia institucional, pienso que todos los responsables públicos de un determinado nivel deberían realizar un Master de estas características, porque gestionar es una habilidad que nada tiene que ver con el sector en el que se trabaje, sea el público o el privado. Por eso, para mí ha sido una grata experiencia, que recomiendo vivamente.

Sin comentarios.

Dejar una respuesta.