Fernando Tutau, Boticana

Fernando Tutau, nacido en Alcalá la Real pero afincado desde hace mucho tiempo en Granada, farmacéutico, médico –no ejerciente– y exdeportista de élite (fue jugador del Granada en la ACB, y militó en varios equipos más), es un emprendedor nato, que intenta día a día mejorar sus perspectivas en un sector que se ha vuelto tan complicado como el de las oficinas de farmacia.
Fernando Tutau Boticana

Médico y farmacéutico, lo suyo es el sector sanitario…

Sí, provengo de una familia de farmacéuticos y tengo una fuerte vinculación con la salud, vocacional, por otra parte. Pero además, he intentado unir a esta vocación mi otra inquietud, que es la empresarial. Por ello, aunque estoy al frente de mi propia farmacia, también trabajo en cooperación con mis hermanos para sacar adelante proyectos en común.

¿Por qué decidió estudiar el Master Executive en Dirección de Empresas de Escuela de Gerencia?

Precisamente para sacar el máximo partido a mi vocación y orientar mi trabajo dentro de la empresa. Hasta entonces, había sido autodidacta, pero pienso que ese es un camino muy corto en los tiempos que corren. Además, mi otra actividad como empresario tengo un restaurante con dos compañeros exjugadores, Javier Chica y Juan Manuel Medina, entre otros negocios– requería, a mi entender, una base científica más sólida para poder gestionar de la forma más adecuada. Y descubrí que Escuela de Gerencia me ofrecía con su Master Executive en Dirección de Empresas la herramienta más adecuada.

¿Qué encontró en la Escuela cuando llegó aquí?

Pues exactamente lo que buscaba: formación de calidad. Llegué con una gran ansia por aprender, pedía colaborar en todos los trabajos, y colaborar con compañeros que tuvieran la misma inquietud que yo. Por ejemplo, tenía dos economistas en el equipo, que eran auténticas ‘máquinas’, y que me decían que ellos se encargaban del desarrollo económico de cada trabajo. Yo les decía que lo que quería era aprender de ellos, no desarrollar solo una parte en la que ya tenía conocimientos.

¿Y pudo apreciar esos conocimientos adquiridos de forma inmediata?

Muy inmediata. Entre otras muchas habilidades, aprendí la importancia de la comunicación en la empresa, herramientas de control, y ello me sirvió para poner en marcha Boticana, una empresa de distribución de productos de salud y belleza a través de Internet.

Ya llevamos un año trabajando, y aunque hacerse un hueco en este medio es complicado, vamos dando pasos hacia delante. Tenga en cuenta que yo, aunque me avergüence decirlo, no sabía leer un balance, y tenía una farmacia, que al fin y al cabo, es una empresa con un balance. Aquí aprendí a leerlo, como aprendí centenares de conceptos más.

Aprovechó entonces usted bien al profesorado…

Quizá ellos no lo sepan, pero he sido el alumno más exigente que han podido tener: tenía un hijo con seis meses, la farmacia, y mi tiempo era muy preciado. No podía venir aquí a desaprovechar el tiempo. Y puedo decir que los profesores estuvieron a la altura, eran muy buenos. Al fin y al cabo, yo venía a la Escuela muy a gusto, porque me estaban enseñando cosas que yo quería y que necesitaba aprender. Por ello conservo los apuntes como oro en paño, los consulto, y busco frecuentemente bibliografía para ampliar conocimientos.

Conocimientos que usted está empezando ya a transmitir, ¿no es así?

Sí, ya he ofrecido algunas conferencias en foros organizados por  empresas farmacéuticas, y en ellos me gusta hablar de lo que aprendí aquí.

¿Y en las bancas de sus compañeros, que encontró?

Personas con inquietudes, en su inmensa mayoría. En la promoción de 2010 había tanto empresarios como personas que buscaban ampliar sus perspectivas profesionales. Pero, sobre todo, había personas muy inteligentes, que te motivaban para aprender. Eso es algo que me interesaba muchísimo.

Por eso, ‘espié’ la entrega de diplomas de la promoción anterior a la mía, para ver qué se decía en ella, qué perfil de personas habían terminado el master que yo iba a iniciar, y al ver el panorama, me terminé de decidir.

¿Es esa la ventaja de Escuela de Gerencia, su capital humano?

Sin duda. Tiene mucho mérito ofrecer en Granada formación de calidad, con todas las limitaciones económicas que tenemos, y hacerlo tan bien como ellos.

Sin comentarios.

Dejar una respuesta.