Ernesto Aranda, responsable del centro de Telefónica I+D en Granada

Ernesto Aranda

Ernesto Aranda es manchego, de Bolaños de Calatrava (Ciudad Real). Ingeniero en Telecomunicaciones, desarrolló tras terminar sus estudios diversas tareas en diversas empresas del sector, e incluso llevó adelante algún proyecto propio. Hasta que el gigante español de las telecomunicaciones, Telefónica, llamó a su puerta, y desde 2006 forma parte de su staff. Hoy es el responsable del centro de Telefónica I+D en Granada.

¿Cómo entró usted en contacto con Escuela Internacional de Gerencia?

Desde siempre, mi labor ha estado enfocada al trabajo en proyectos que implicaban innovación, con perfiles profesionales muy técnicos, donde todos estábamos muy preocupados por encontrar la mejor solución tecnológica a los problemas que se presentaban. Sin embargo, a mí me llamaba mucho la atención el punto de vista global de nuestro trabajo, es decir, las acciones precisas para que nuestro trabajo fuera rentable y viable. Un punto de vista empresarial, en definitiva.

Y decidido a ampliar horizontes, ¿qué le llevó a decidirse por la Escuela?

Pues estuve mirando distintas opciones en Andalucía e incluso en Madrid, y de la Escuela me llamó la atención la calidad de la oferta y la proximidad a mi centro de trabajo. Yo ya había aterrizado en Granada, porque hice la milicia universitaria aquí y me gustaba la idea de trabajar en esta ciudad. Así que todos estos factores me hicieron decidirme.

¿Fue una buena decisión?

Desde luego. La cantidad y calidad de los conocimientos que pude adquirir supusieron un punto de inflexión en mi carrera profesional, porque la Escuela me proporcionó una visión profunda de las áreas del trabajo empresarial que más me llamaban la atención.

Además, conocí a un grupo de excelentes profesionales, mis compañeros de promoción del EMBA, Master Executive en Dirección de Empresas. La amplitud de perfiles era muy grande:_había ejecutivos, mandos intermedios, personas que habían creado su propio negocio, técnicas de empresas públicas y privadas, y compartir tantas horas de estudio y trabajo con personas tan diversas enriquece muchísimo.

¿Y sobre los profesores, qué impresión obtuvo?

Excelente. Son, esencialmente, gente de empresa, con una amplia experiencia y esa misma visión global que yo buscaba.

¿Qué tal pudo compaginar su trabajo, de por sí exigente, con la exigencia del Master?

Para mí fue todo un reto. Con todo, y como se suele decir, sabíamos a lo que íbamos. Desde el primer día nos advirtieron que el nivel de exigencia era grande, que nadie regalaba nada. Yo lo entiendo perfectamente, porque va en ello el prestigio de la institución.

Es un año muy sacrificado, tienes que robarle tiempo a tu familia para llevarlo todo hacia delante, y en mi caso, sin que ello afecte al ritmo de trabajo que tenemos en Telefónica I+D. Pero merece muy mucho la pena. El estrés que supone realizar el Master, acompañado por personas que tienen tus mismos intereses y profesores dispuestos a ayudarte, es mucho más llevadero.

¿Qué aprendió de sus compañeros?

Mucho. Cada empresa, cada negocio, tiene una historia detrás. Una historia que muchas veces es de éxito, pero detrás de la que hay un montón de buenas decisiones, muchos desvelos, muchas situaciones, muchas encrucijadas. Mi cultura empresarial en Telefónica puede ser muy distinta de la que puede tener una persona que tiene una pyme en Granada, y su visión de la empresa puede ser tan rica como la mía o más. Y luego, por supuesto, hay que tener en cuenta la vertiente personal. Hice grandes amigos en el Master, que aún conservo.

En una empresa, como la suya, que presta nuevos servicios de valor añadido, ¿qué utilidad concreta le proporcionó el Master?

Una muy importante:_identificar las oportunidades de negocio. Ir más allá de lo técnico para entrar en el capítulo de la gestión. Ver, o adelantar, qué proyectos podían ser ‘vendibles’, es decir, tener una aplicación práctica, tener un plan de negocio detrás que los haga viables. Aquí aprendí a no entrar en un negocio sin tener previamente atados todos los aspectos que conlleva.

Sin comentarios.

Dejar una respuesta.