David del Pino, Director General de Granada La Palma S.C.A.

El motrileño David del Pino es ingeniero agrónomo, y desde siempre ha desarrollado su carrera profesional en el sector del comercio internacional. Tras finalizar sus estudios en España y trabajar en el sector citrícola en Valencia, fue uno de esos ‘valientes’ capaz de cruzar el charco y establecerse en Nueva York, donde estuvo un tiempo, hasta que decidió volver al lugar que le vio crecer, la Costa Tropical. Allí, en La Palma, empresa de la cual su padre fue presidente, ha desarrollado su carrera profesional durante su etapa más reciente, primero como asesor comercial y luego como director general, responsabilidad que ocupa actualmente, y desde hace siete años.

Llegó usted a Escuela de Gerencia después de un periplo personal muy rico…

David del Pino

Bueno, mi estancia en Nueva York me hizo conocer los resortes del comercio internacional, y muy especialmente el de los productos relacionados con el sector hortofrutícola. Pero necesitaba un complemento de formación, y en mi época de comercial tenía la ambición de seguir creciendo profesionalmente. Una ambición que mantengo hoy, porque quien se dedica al mundo de la empresa, siempre quiere conocer más y más profundamente cómo se articula éste, y sus implicaciones.

Luego, dentro de mi carrera, soy especialista en Economía y Sociología Rural, y siempre me ha interesado el conocer qué es lo que hace que los entornos rurales crezcan, y cómo se les puede ayudar a crecer. Así que cuando se me presentó la oportunidad de hacer el Master en Dirección de Marketing y Gestión Comercial (GESCO), que además de la seriedad de Escuela de Gerencia, contaba con el aval de ESIC, que es la mejor escuela de Marketing de España, tan cerca de casa, no me lo pensé dos veces.

¿Pudo usted ver, entonces, en primera persona, que ese prestigio era fundado?

Completamente. En primer lugar, encontré estas magníficas instalaciones, que por entonces, en 2004, estaban recién construidas, y pudimos ver que todo en ellas estaba orientado hacia el éxito de los alumnos, hacia su crecimiento profesional y personal. Al principio, solo faltaban los percheros, ja, ja, ja… Hablando en serio, pienso que una escuela como ésta no gana su reputación en un día, y es cierto que desde su apertura, ha sabido transmitir esa misma sensación de seriedad y rigor que yo encontré.

¿Tenían sus compañeros un perfil parecido al suyo?

Al contrario, era un grupo muy heterogéneo, con personas que provenían de muy diversas situaciones personales y profesionales, con muy diversas edades y percepciones de la realidad. Y_ello fue muy enriquecedor.

Dedicación

¿Esa misma heterogeneidad se trasladaba al profesorado?

Sí, sin duda, bajo el nexo común de, pienso, un gran amor por su trabajo y una gran seriedad. Esta variedad de perfiles en el profesorado fue también muy interesante, porque tanto los profesores de la propia Escuela como los que venían de ESIC tenían un grandísimo nivel, y venían de empresas e instituciones de muy diverso origen. Pienso que tuvimos la oportunidad de conocer y escuchar a profesionales que son verdaderos líderes en su especialidad, que se prestan en días dedicados a priori al descanso, como la tarde del viernes o el sábado, a venir a Granada para transmitirnos su experiencia. Eso lo he valorado muchísimo.

Fue, entonces, una oportunidad para intercambiar experiencias y puntos de vista…

Efectivamente. Tener un foro donde te reúnes con gente que no tiene tu mismo perfil o aficiones y que tiene un objetivo final parecido al tuyo, te ayuda a tener otra visión del mundo y de los negocios. Tengo la suerte de trabajar en una empresa dinámica, flexible, preocupada por internacionalizarse, y he podido aplicar los conocimientos que adquirí.

¿Cuál piensa que es el resultado de la formación que se recibe en Escuela de Gerencia?

Pienso que de aquí salen profesionales con una preparación excepcional. No puede ser de otra manera, porque aquí estás frente a un escaparate donde puedes observar a diario personas que practican la excelencia y la brillantez en su trabajo. Y estos valores que he podido ver aquí los he querido alcanzar y tener a mi lado, en quienes me rodean a diario.

Sin comentarios.

Dejar una respuesta.